Síganos en las
redes sociales

 

Banner COECLM Eventos

Entrevista a Miguel Ruescas Decano del COECLM

 

MIGUEL RUESCAS LOZANO DECANO DEL COLEGIO DE ENÓLOGOS DE CLM

<< ES IMPRESCINDIBLE QUE EL GRADO DE ENOLOGÍA SE IMPARTA EN EL CURSO 19/20 >>

El pasado mes de marzo el Colegio Oficial de Enología de Castilla - La Mancha celebraba en Cuenca su segundo Congreso presidido por el decano, Miguel Ruescas Lozano, que capitanea la andadura de una profesión llena de retos.

¿El enólogo es el alquimista del vino?

El enólogo es el técnico responsable del producto, desde la viña hasta la copa del consumidor tanto enológica como sanitariamente.

¿Qué factores han influido en los últimos años en la elaboración del vino en Castilla –La Mancha para que se reconozca al enólogo como el pilar técnico de la bodega?

Son muchos los factores que han influido en el cambio que ha experimentado el sector de Castilla - La Mancha en estos últimos años. Pero sobre todo, la demanda de los propios consumidores que cada día nos piden vinos más fáciles de beber, con más personalización tanto en los etiquetados como en los envases. Y más información sobre la variedad, la elaboración, etc., que facilite la elección del vino que más le gusta en un momento en el que un buen vino hace que las sensaciones sean diferentes.

¿El enólogo trabaja con el tubo de ensayo o necesita también el paladar el olfato y la vista?

El enólogo, por su trabajo diario en la viña y en la bodega, necesita de sus cinco sentidos, además de un buen laboratorio, equipado de acuerdo con las necesidades de producción para obtener el mejor resultado final para su bodega. Son muchas horas de bodega y laboratorio.

¿Qué ha significado para el enólogo eliminar el hectogrado como parámetro fundamental en el precio de la uva?

Ese parámetro se ha eliminado del todo, aunque quedan pocas bodegas por pasar del pago de la uva por hectogrado al de calidad. Por fin se ha llegado por parte del agricultor y de la bodega – empresa al convencimiento de que para obtener un producto final de calidad es necesario empezar en la viña con buenas prácticas vitícolas para que las uvas lleguen a la bodega en óptimas condiciones sanitarias y enológicas. De esta forma el enólogo podrá obtener el producto que se le está demandando por el mercado exterior e interior en las mejores condiciones enológico – sanitarias. Así el agricultor será cada día más profesional, tendrá una mejora en los precios de sus uvas y ayudará a la empresa a tener menos problemas para llegar a los estándares que le piden sus mercados… Todos ganamos.

¿Esto no convierte al enólogo en el principal enemigo del viticultor por definir las condiciones que debe reunir su uva?

No. El enólogo es el mejor aliado que puede tener el viticultor. Lo lógico es que haya sintonía entre ambos y todos saldrán beneficiados. En la transferencia de conocimientos está la solución de hacer más competitivas nuestras cooperativas y empresas privadas para poner nuestros vinos y derivados en el lugar que todos queremos.

¿Se está reconociendo ya suficientemente la importancia de la enología?

Creo que cada vez se está valorando más la labor del enólogo en nuestras bodegas, gracias a los resultados que día a día están obteniendo nuestros vinos y derivados en certámenes y concursos tanto nacionales como internacionales. Todo ello está siendo posible por la complicidad entre los viticultores, bodegas – empresas y los propios enólogos, que con el trabajo de todos y cada uno de ellos, y con su responsabilidad están haciendo que el producto final sea hoy uno de los mejor valorados en los mercados.

¿Se entiende una región como Castilla –La Mancha sin estudios superiores especializados?

Es incomprensible que a estas alturas del siglo XXI, Castilla –La Mancha siga sin estudios universitarios de grado de Enología. Es imprescindible que en el curso 2019-2020 se imparta el grado, tal como está aprobado en el plan estratégico 2018/2020 de la Universidad y aceptado por todos los implicados en el Campus de Ciudad Real. Esperamos que sea de los primeros grados en implantarse y que nuestros hijos e hijas dejen de salir a estudiar enología fuera o que nuestros puestos en las bodegas sean ocupados por enólogos con estudios de otras regiones.